De novedades y malviajes compartidos

Al parece el título lo engloba todo, este post se trata de una colaboración, de un trabajo en equipo, hace unos días me tomé la libertad de dejar volar mi imaginación en forma conjunta- Dejé al corazón ser mi guía y a mi acervo hacer la magia, espero que les guste, es divertido como divertido ha sido hacerlo, cirto luv?, ahi les va

El Charro Mágico VS Los Ninjas De La Sierra

Esta es la historia del Charro Mágico VS Los Ninjas De La Sierra, una historia que se desarrolla en las llanuras de Tepontla y sus chozas estilo China Oriental, mandadas a hacer por los monjes shaolin después de la conquista de la grande y poderosa Choluyork, antes conocida como Shoelula.

Todo comenzó en cierta noche en que el charro llevaba serenata a su novio, un monje Shao lin medio rarito que vivía en las faldas del Cerro de Los Remedios. No se trataba de un cerro en verdad, en realidad era el nombre con que se le conocía al lupanar mas grande de Tepontla, el charro conoció a este monje en una noche de juerga y copas, confiado en que era mujer se enamoró perdidamente de este singular personaje, sin advertir lo que poco después habría de pasar.

Al Charro Mágico le gustaba escuchar Rock-Satánico-Neo-Punk-MerenMix, pero como no había Internet en ese mágico pueblo, pues tenía que conformarse con escuchar Duranguense y un poco de Chill Out. Los lugares que frecuentaba eran bares de no muy buena nota, sobretodo por el foquito rojo que colgaba afuera de cada uno de ellos, conocía a todas las meseras más sexys del lugar: Con sus largas trenzas, cara redonda y un poco grasosa – ya que vendían Chalupas de día y mesereaban de noche – sus hermosos mandiles que les cubrían un poco mas arriba del tobillo, curvilíneas figuras y un aroma a campo silvestre incomparable, que hacía estremecer al Charro Mágico.

Una de ellas, Christy Cabellera Mágica, era su confidente entre Pulques y Martinis (las bebidas favoritas del Charro), ella sabía perfectamente bien como debian servirle los tragos a este señorón; su pulque, sin curar, su martini, batido.

Christy Cabellera Mágica, aquella señorona, dura, recia, fuerte, tanto o mas que el charro, y tanto o mas que su propio olor, era la encargada de guardar los secretos mas oscuros de charro; entre ellos que le gustaba montar de noche a puro pelo, esas misteriosas salidas nocturnas que dejaban sus huellas en las ojeras del charro, no eran por la bebida sino por el cansancio.

Un buen día se apareció cierto forastero por los lugares de foco rojo, su extrañamente seductora apariencia trajo locas a todas la mandiles que, hasta ese día, le eran totalmente fieles al Charro Mágico, sin embargo hubo una a quien no pudo seducir, se trataba de la mas grande, apestosa y recia de las mandiles, Christy, la de la cabellera enorme, al ver que ni moviendo el bote lograba atraer su mirada, esta singular mujer, se volvió la obsesión de aquel forastero ataviado con pantalones de cuero, botas, túnica amarilla y sin cabello.

Ahí estaban, en el bar La Mari Posa – un lugar donde las mas famosas pirujas transgénero donde iban a demostrar sus artes de seducción – la música estaba a un volumen moderado, la luz era rosa en el centro de la pista y se podía percibir el delicioso aroma a cigarritos, cerveza y amor… Estaba la canción favorita del Charro Mágico (Man! I Feel Like A Woman), mientras que su piruja consentida, La Ojo Cristalino, bailaba y se iba desnudando poco a poco hasta quedar solamente con su ojo de vidrio pyrex en entre las piernas e inmediatamente lo “escupiría” hacia la mesita del Charro.

El ojo cayó por accidente en otra copa, la copa que marcaría por siempre la vida del Charro Mágico.

– Aquel forastero, que se arreglaba la túnica para que no se arrastrara al caminar por entre la multitud al ir a echar la firma, de pronto sintió un salpicón, y no como los que él estaba acostumbrado a sentir en la cara, esta vez eran las gotas no del deseo, sino del verdadero amor.

El forastero, mejor conocido en el bajo, pero baaajo mundo del hampa como, Hoan Dei Las Pit Hai Yas, al ver gotas en su cara sintióse dichoso, sintió que el mundo desaparecía quedando en la inmensidad solo dos seres, él y el charro.

Por un instante el charro perdió de vista el mágico ojo cristalino, hasta que sintió sobre sí una mirada fuerte, cálida, al voltear para ver a quien pertenecía, vislumbró entre las sombras una cabeza que sobresalía entre las demás, prosiguió su recorrido visual y se topó con unos ojos azules pertenecientes a una cara totalmente salpicada por las gotas que el misterioso ojo cristalino hizo saltar, ambos se miraron y como atraídos por un imán atravesaron con premura el lugar hasta quedar frente a frente, el charro se quitó el sombrero, sacó su pistola y la puso sobre una mesa, el forastero, Hoan, hizo lo propio con su túnica amarilla, ambos se quedaron contemplando los ojos del otro, perdidos, como si nadie mas existiera en ese lugar, en aquel momento Christy, que presenciaba aquella escena perdió la compostura pues sentía que estaba perdiendo poco a poco a su charrote, entonces, rápida e incisiva como ella sola salió rápidamente de aquel lugar cuidando que su cabellera no fuera pisoteada, vomitada, salpicada, o cosas peores, se dirigió presta hacia la provincia de Momotzpan, donde sabía, el charro tenía cuentas sin saldar.

Christy llegó como alma que lleva el diablo a la provincia, se fue toda La Recta, derrapando y casi a punto de estrellar su carísimo Tigre (porque el Jaguar, estaba en el Taller junto con La Abeja). Después de hacer unos drifts para probar su destreza al volante, se detuvo en el Oxxo más cercano, compró un graaan Vikingo – pues le hacía falta un mucho de salchicha a “la mujer” – y cuidadosamente avanzó hasta la choza del Engendro.

El lugar era lujoso, pero con un gusto muy kitsch… Pieles de animales exóticos, cortinas de lentejuelas rojas y doradas, alfombras imitación leopardo y cebra, espejos por doquier… Era un lugar muy singular, era el lugar de la verdadera perdición, a donde sólo las almas desesperadas acudían en busca del remedio más malévolo y perfecto para el Mal de Amor.

A la puerta, se encontraba un timbre en forma fálica (la favorita del Engendro), Christy Cabellera Mágica lo lamió para que el timbre sonara. Le abrió el mayordomo, un joven horripilante, tartamudo y con un pestilente aroma bucal. Era Mou Mou, a quien Christy no entendió ni “J”, pero de igual modo pasó a la choza.

Esperaba cómodamente sentada en el hall, admirando todos los Grammys que El Engendro había ganado años atrás como Cantante Revelación del 69, pero había un premio que estaba en un altar rodeado de figuras satánicas que le protegían. Era su más bello tesoro, la fuente de TODO su poder, el Premio Furia Musical 1999.

De pronto, el pestilente olor a bacalao emanaba desde La Gran Escalera Real, de donde bajó con una diminuta faldita y un top El Engendro. Con su cabello rojo como el infierno, con su voz pitosa como la de Paty Chapoy y una actitud verdulerezca que sólo esta cosa podría tener. Acercóse a Christy, al tiempo que acarició su sebosa y larga cabellera. Christy, atónita ante tanta fealdad y exceso de maquillaje, prefirió dirigir la mirada hacia la alfombra de imitación leopardo.

El Engendro, se sentó en su trono, se acomodó el paquete y se dispuso a leer la mente de la mesera. Pudo notar al instante que su llegada a la choza no tenía otra razón más que la de curarse un mal de amor, el de un amor no correspondido, el de un amor que era imposible, pero no para El Engendro.

La tomó de la mano, le explicó el business. La llevó al Cuarto Oscuro De “Oración”, y después de unos cuantos gemidos y un cigarrito le propuso lo siguiente:

Deberá propiciar el mayor de los agarrones del Charro Mágico, quien siempre ganaba, pero esta vez y en definitiva, contra sus archi enemigos de toda la vida, Los Ninjas De La Sierra. Tendría que obtener una gota de amor del Charro – quién sabe a qué tipo de “agarrón” se refería esta pinche vieja depravada – y ofrecérselo al espíritu más poderoso del Mal de Amores… El espíritu de Doña Perra.

DE pronto de la oscuridad del cañón del sumidero (la vagina del engendro) apareció una humareda dentro de la cuál se dejaban entrever unos extraños brillos de brillantina corriente, acompañado el humo de una estruendosa y pitera risa se formó una enorme figura de 4 extremidades, sus ojos brillaron con una mirada ardiente, pasional, el humo se dio revelando a aquel ser de grandes poderes y estruendosa voz, con un antifaz azul y prácticamente nada de ropa apareció ante Christy en cuatro patas la magnifica, la grande, la poderosa, DOÑA PERRA traída de los piores barrios del Puerco de Veracrú, en ese momento dijo:

Tu, la perra de cabellera inmensa y ceborreica, espero por tu ofrenda, deberás traerme el producto del apretón supremo del Charro Mágico, si no lo haces antes de una semana, jamás volverás a ver gotas caer, ni a ver gatitos de esos que tanto amas, y mi perro poder caerá sobre ti – entonces, envuelta en una macabrona risa Doña Perra volvió al enorme boquete al cual pertenecía provocando gemidos incontrolables por la parte del Engendro.

Una vez escuchado esto Christy supo que es lo que debía hacer, buscar a los Superarchirequeterecontra Ninjas Megacabronsisssimos de la Sierrisssisisima que habitaban en las Lomas de Castillotla.

Mientras tanto, El Charro y su Pelón se agarraban a besos apasionados, descontrolados como poseídos por una extraña fuerza, la fuerza del amor, El Charro aconsejó a Hoan irse de ahí aun lugar mas privado, a lo cual Hoan aceptó sin chistar, salieron tomados de la mano ante la mirada atónita de todas las putas, putos y anexos que se encontraban ahí, una vez fuera se montaron, cabalgaron a puro pelo durante granparte de la noche hasta la guarida del Charro, en las Pagodas de Tepontla.

CONTINUARÁ . . .

EL Serchito panda & Luvzinho
TAJ, EEADMV, BMC

Anuncios

1 comentario

  1. jajajajaja XD muy bueno el cuento…. bastante quimerico pero sobretodo jalado jajaja ya echence la segunda parte del cuentacho, donde el charro amarillo pelea contra los ninja de la sierra…. nhasta la pelea de Neo contra el agente Smith va a parecer un juego de ninios, aparte hace falta ver el desenlace de esta epica historia de amor folklorico surreal =P jajajaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s