TOYS

Una vez una historia surgió de mi mente, estaban frente a mí, un par de guerreros vistiendo ropajes dorados y erguidos con la dignidad propia de los nobles, estaban enfrente de una tropa con apenas diez gentes, eran todos soldados que iban a arrebatarles la vida.

En aquel momento de tensión suprema un destello salió de la mano de uno de los hombres de ropajes santos, cegador y poderoso se batió en duelo en medio de los diez quitándole la vida a todos menos uno que con gran maestría batió su lance de espada deteniendo la acción de su adversario, entonces el otro santo dorado quitó de sus hombros la capa que le cubría y con un salto descomunal sorprendió al enemigo, le dijo que su muerte estaba cerca porque nadie podría utilizar la misma técnica dos veces contra los santos de oro, entonces el enemigo empuñó el lance, se acercó batiéndolo una vez mas hacia este segundo adversario, le embistió e inmediatamente cayó muerto como si un rayo le fulminara.

La bruma se esparcía en aquel claro del bosque donde yacían los cuerpos inertes de diez soldados, a la distancia ambos guerreros con los ropajes apenas gastados se alejaban del lugar acercándose cada vez más a la inmortalidad de su leyenda…

Todo esto sucedió en el comedor de mi casa cuando tenía escasos 11 años y estábamos a punto de partir para comprar comestibles al centro comercial y quizás un santo dorado más para mi colección, por aquella época todos mis juguetes eran mi mundo cada uno tenía nombre e historia, tenían ropajes sagrados e incluso armas de nanotecnología cuando ni siquiera sabía que significaba el prefijo nano.

Cada tarde era una aventura diferente entre soldados que batallaban con personas de poderes sobrenaturales solo superados por los del creador… en ese caso, era yo…. Podría haber pasado dias enteros jugando solo con mis muñecos, tanques, autos y cajas de cartón que formaban el cuartel perfecto, o con las cobijas que simulaban las eternas montañas donde solo los mas aguerridos tenían el valor de combatir.

Esta noche ha sido algo diferente, también he estado fuera en el centro comercial en aquel momento me surgió la idea de revisar el área de juguetes poco visitada por los adultos mas que en épocas navideñas o de onomásticos, me acerqué y observaba figurillas de personajes que aún recuerdo pero con ropajes nuevos, otros tantos que ni siquiera conozco, entonces decidí que quiero regalarme un juguete nuevo, pasee mi vista por todos lados hasta encontrar una figura humorística de spider man con el cuerpo del señor cara de papa, me pareció gracioso verle en mi escritorio del trabajo o quizás como otros tantos sobre mi computadora, -“sería genial ver aquella graciosa imagen mientras trabajo”- pensé.

A punto estuve de adquirirlo cuando algo llamó mi atención, un par de jovencitos junto a mí malpronunciaban un nombre que bien reconozco, dijeron: – “No es cierto, se llamaba Aldebarra de Tauro”.-, – ”a no ser que fuese en otro país en México no era ese su nombre”-, pensé que esos niños no sabían de que estaban hablando, presto me acerqué para corregirles como hacía cuando niño cuando alguien erraba al decir algo sobre una caricatura de mi predilección, entonces sentí en mi mano el juguete que pensaba llevar a mi escritorio, las lágrimas no pudieron contenerse al verme de pié como un adulto sosteniendo un objeto gracioso para adorno, para pararlo en mi oficina y que me ponga de buenas cuando algo no sale, en vez de comprar un juguete de acción con el que pudiese crear historias otra vez, al cual pudiera bautizar con un nombre que no fuese el del personaje, al cuál crearle una historia y vivirla consigo.

Me quedé helado, lo que antaño era mi vida ahora se ha convertido en un adorno que rara vez toco por falta de tiempo o porque ahora no podría conseguir una pieza si la perdiese, porque ahora no es interesante charlar sobre historias ficticias creadas a pequeños muñecos de incierto origen, al menos no para todos, porque ahora mis juguetes nos vuelan a menos que los avienten, no hablan mas diálogos plagados de principios o rectitud, no creen mas en defender a la gente del buen sentir, ahora se han callado.

Duramente me he dado cuenta que he crecido en edad, que soy ridiculizado por seguir ciertos patrones propios de un infante, y quizás esa gente tenga razón, quizás haya llegado el tiempo de ser grande como decía antes, de pensar en una familia, en trabajos serios en reuniones con los pocos amigos, en pasar fines de semana en casa sin mas que hacer que lo de siempre, en envejecer esperando el día de enseñarle a alguien mis fantasías, de enseñarle a soñar como su viejo solía hacer.

Añoro esas épocas y dentro de mi realidad “adulta” hay una verdad que lo será siempre para mí, lo quieran, les guste o no, no pensaré jamás que aquellos, mis fabulosos personajes fueron simplemente juguetes…

 

Atte: Serchillo jugueton
TAJ,EEADMVPP,GPTMCTAM

 

Anuncios

1 comentario

  1. No necesitas ser un adulto para dejar de disfrutar como niño… ni seguir comportandote como un niño para mantener esa candidez infantil y presciosa que te caracteriza!!!

    Me encant{o tu historia, sé bien que los juguetes te vuelven loquito… lo he comprobado cada vez que vamos al super mercado y pasamos por el departamento de Juguetería – algo similar me sucede en otro departamento, asi que te entiendo a la perfección – Sinceramente considero que muchos de nuestros juegos y juguetes de la infancia, efectivamente se han quedado callados… Tuk, Maclovio y Quique ya no hablan como antes, mis hijos… mis hijos de ningun matrimonio!!! Ahora hablan los bebés, y a mis 26 años siguen hablándome para darme los buenos días, tardes y noches; para consolarme cuando triste me encuentro, para mandar saludos a su progenitor, para alegrarme la vida y el día cad que abro los ojos y los veo ahi bien despiertitos!!!

    Y creeme que he envejecido, ya tengo canas, ya me duelen las piernas, ya no aguanto las desveladas, mucho menos las guarapetas… Ya sé que estoy más viejo, pues ya no hago lo que solia hacer, pero he descubierto nuevas cosas, y aunque parezca que no, esas reuniones con pocos amigos, esos días en casa viendo tv, ese silencio – o más bien falta de escándalo – son mi HOY y los tomo con el corazón abierto, pues todo lo que ahora soy, es resultado de quien antes fui!

    No tienes que hacer caso a quien te juzga por querer mantener la parte “infantil” de la vida, pues creo que es la mejor y de menores preocupaciones… Quizás si todos mantuvieramos al menos un 10% de lo que tú, seríamos tan libres como lo eres… Y lo sabes mi rey!!!

    Ve más juguetes, hazle la carta a Santa y a Los Reyes… No temas, que al menos alguien no te va a criticar… al contrario… WOW!!!

    Y sí, que no inventen cuando pronuncian mal los nombres de “esos” personajes… QUE NO MAMEN! SON CLÁSICOS!!! Es como confundir a los apóstoles – jajaja, sólo que los C D Z si tenián más gracia TODOS!!! –

    TASP juguetón!
    EEADMV!
    S1GP-2G4E

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s