CRISTO

La tarde cae de a poco sobre la ciudad, las procesiones de viernes santo acarrean consigo innumerables personas, la mayoría arrepentida, otros tantos arrastrados por su fe, unos mas por la tradición, los mas pequeños por sus padres..

Todo mundo mira la imagen de un Jesús sufriendo torturas, miran a una virgen doliente mientras derraman lágrimas de pena, sufrimiento e incluso compasión como si fuesen ellos quienes viven en carne propia los hechos que hoy conmemoran, los rezos junto con el llanto se entremezclan para formar una tétrica melodía que suena a dolor y miedo, al miedo por un castigo, al arrepentimiento, la incertidumbre…fe.

Mientras las imágenes son adoradas por miles de personas hay un cristo ahogado en alcohol llorando la pena de su desventura, sale mientras los creyentes le ven con malos ojos por no respetar el luto del maestro, le acusan, le señalan mientras camina con la pena a cuestas y el corazón estrujado entre la lluvia inclemente que no repara en su débil cuerpo, que le moja, que pareciera castigarle.

Al otro lado de la ciudad un cristo mas está siendo atacado por su propia sangre, es discriminado, ultrajado y humillado para beneplácito de sus hermanos, con el llanto en los ojos parte de su hogar, del palacio de su padre para llegar a ese lugar donde nadie le conoce, donde nadie tampoco le ama, este cristo sufre y padece ante la mirada impávida de los extraños que lejos de ayudarle le apartan de sí, ríen de su desventura pidiendo a Dios que se apiade de su alma.

A través de la lluvia al final de la calle observo terminar la última procesión de la tarde, todos aquellos fieles rezando, llorando y clamando por un Jesús que no está muerto más, sin embargo a sus espaldas un cristo mas lucha por guarecer a sus hijos de la lluvia entre sus pobres ropas, ropa manchada del polvo citadino a través de la cuál el agua crea surcos mojando a sus pequeños, nadie le ve pues están demasiado ocupados adorando a su señor, aquél que vino a enseñarnos a amar, aquel que hoy es una imagen a la cuál todo mundo reza pero pocos entienden su origen.

Un día en que Jesús fue castigado observo que nada ha cambiado, ayer fué al hijo de dios hoy es al hijo del hombre….

SERCH el panda

Anuncios

1 comentario

  1. Creo que hay más de un “Cristo” rondando por ahí… Algunos, que en su nombre han cometido fechorías repugnantes, que han ejercido “su poder” con el nombre de Dios por delante, con la confianza de sentirse supremos, cuando en realidad no lo son… Simples mortales, con un gran título a su cargo…
    Hay otros, que modestamente van por la vida haciendo el bien, fungiendo como verdaderos maestros, con la humildad como estandarte y con un poder invisible que todos reconocen, pero nadie lo refiere, pues no es necesario…
    Me he preguntado cuántas semanas santas deben existir al año para que la humanidad se vuelva más sensible, para dejar colgado el ego en una cruz y renacer con un espíritu nuevo y de compasión por los demás, para que al menos uno entre mil sea honesto consigo mismo y no utilice el nombre de Dios como una excusa para hacer su voluntad…
    Gracias por este post, que de verdad me ha hecho pensar y reflexionar!
    PD: Disculpa que hasta hoy comenté!
    TASP!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s