UNITED WE STAND…

…La vida tuya envidio, mientras mis músculos se entumen con el trabajo vigorizante, retozas en tu cama hasta tarde, duermes, descansas mientras debo trabajar por comer, por pagar, por tener el “derecho” de vivir como los demás…

No hay duda que en mi México no todos los niños nacen con los mismos derechos, unos mejores, unos peores, he visto sus descalzos pies cuartearse mientras se seca el barro acumulado en sus plantas, he visto los cayos en las manos y la ropa sucia que solo acentúan mas y más la cara de inocentes que no conocen juegos de video o computadoras, viven en un mundo que nadie conoce mas que ellos mismos, en que el misticismo existe pues nadie puede explicar lo que ocurre con la naturaleza, porque simplemente no conocen nada mas que no sea lo que los ancianos les dicen, lo que la familia cree, o lo que los señores con “traje” que cada X tiempo se acercan a prometer cosas les comenta.

En cambio aquí, en la “gran ciudad” nos peleamos el estacionamiento, podemos dormir en camas blandas, nos damos el lujo de desperdiciar la comida que no nos apetece, peleamos uno a otro ya no por la comida sino por las comodidades, por ver quien es capaz de tener la mejor pantalla, el mejor auto, la mejor ropa, todo esto porque la comida no es prioritaria, sabemos que la tendremos de una u otra forma, nos importa más que ven los demás que tenemos que la misma supervivencia y sin embargo nos auto compadecemos por todo, que si porque no tenemos el mejor celular, que si porque no vestimos como los demás, que si esto o aquello, la verdad es que vivimos en un mundo que gira en torno de sí mismo, no existe para el común de nosotros otra vida que la propia, no nos preocupa lo que ocurre más allá del trabajo, la casa o la familia, a menos claro, que aquello que ocurre tenga que ver con diversiones, opulencia o sueños de grandeza.

No es mi afán culpar a los citadinos, a los “que pueden” por la situación de un país a todas luces moribundo, simplemente creo que la vida como la conocemos en la ciudad es por mucho mas complicada que la del campo, nos la complicamos nosotros mismos, el deseo por poseer nos consume y carcome nuestra billeteras, esto no es una declaración mediocre, no deseo aparentar que no me gustaría una mejor vida, sin embargo pienso que los problemas vienen muy de la manos de nuestra propia preocupación por lo que los demás dicen, nos afecta, nos ponemos mal por el “que dirán si…” cuando es evidente que la vida nos viene diferente a todos, el que, como o el cuando lo decidimos nosotros.

La vida del campesino promedio ha cambiado también sin embargo parece que cada vez nos “comemos” más su mundo, y sin embargo coexistimos sin darnos cuenta los unos de la realidad de los demás, nos enfrascamos en un vivir plagado de quejas, plagada de deseos sin cumplir por unos, de deseos que forjar por otros. Al final permanecemos juntos formando parte de una sola maquinaria que necesita de todos esos engranes para funcionar, no bien, pero funcionar.

Démonos cuenta que la buena convivencia implica el conocimiento de los gustos, aptitudes y aficiones ajenos con fin de colocarnos en el lugar apropiado donde desempeñar la labor en la cual tengamos un mejor desempeño, donde convivamos con gente adecuada a los gustos y/o  necesidades propias para así consolidad una comunidad adecuada para la vida “en sociedad”….

HE DICHO

Serch

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s