COSTUMBRE QUE NO LLEGA (Hoy en el DF-10)

…pasan los días y las horas, minuto a minuto sin que logre crearme el hábito de vivir donde ahora lo hago, no hay día que me levante con la esperanza de no volverme a subir a ése gusano metálico que viaja en el subsuelo cargado de personas de humores varios, de semblantes varios pero un solo motivo… sobrevivir…

Hoy es 10 de Mayo, como cada año esperé despertar donde mi madre para llenarla de abrazos y tratar de hacerle el día especial de alguna forma que no se me haya ocurrido antes, sin embargo heme aquí sentado frente a mi laptop escribiendo, ocupando mi tiempo libre que de no estar aquí y tener unos pesos más habría ocupado compartiendo con la familia completa, apapachando a mi mamá a la menor provocación porque eso es lo que solía hacer un 10 de mayo, correr a sus brazos para nuestro bailecito mañanero, leerle algo de mi mucha inspiración pero poca habilidad poética y sacarla a escapar de esa prisión tan cómoda e incluso deseada del hogar.

Amo lo que hago pues de otra forma no podría hacerlo, amo a quienes me rodean por el simple hecho de pertenecer a mi mundo aunque tengamos discrepancias que provoquen que ya sea ellos o yo nos distanciemos para no desgastar lo buena que puede ser nuestra relación, despierto con quien quiero pero no sé si es donde quiero hacerlo. Esta ciudad está cubierta de un aura de tranquilidad que creo se debe a la estabilidad económica de la mayoría, al menos de las personas con las que diario me cruzo, pues hasta los vendedores del metro tienen ese resplandor en los ojos que indica que viven como quieren hacerlo porque así lo quieren e incluso de quererlo lo cambiarían, no mentiré, ése semblante me gusta pero el caos de la ciudad misma provoca que me asuste eventualmente del ritmo al que se vive, de la forma en que un número tan elevado de gente coexiste sin tener mayor problema que sobrevivir… que ya de por sí es complicado.

Los días se van como agua y sigo sin creer que ya llevo 5 meses aquí en los cuales he visto de todo, punks que se besan con otros punks, trajeados que se hacen arrumacos con otros trajeados, chavas que caminan de la mano de su chava, señoras con porte de grandes empresarias, señores pandrosos como el que más pero cargando iphones y luciendo la etiqueta de sus prendas, fayuqueros que sin broncas sacan más de 30 mil pesos en un día y no andan de posones ni en automóvil ni con ropas caras pero eso sí su fajo de billetes haría palidecer a cualquiera… al menos de mi micro círculo social. Me he humanizado(creo) al ver a los discapacitados que con todo y todo llevan una fulgurante sonrisa al andar entre todos los demás, ciegos que andan en el metro con bastón solo guiándose a punta de golpes del mismo, personas con enfermedades nada faciles de ocultar exponiéndolas por un poco de dinero bajo la consigna “que Dios le bendiga, gracias por su ayuda”.

La comida tan horrenda del Distrito Federal, poco sazonada, como casi todo aquí está hecha “en fá” porque hay mucha demanda, y es que aquí hay MUCHO de TODO … en cantidades abundantes; pareciera incluso que los sueños pueden realizarse con solo vivir un momento en este mundo tan vasto y presuroso, sin embargo todo mundo trabaja por tanto todo mundo tiene cosa que me hace parcialmente feliz pues allá de donde vengo (Puebla) las carencias parecen ser más a cada momento a causa del creciente desempleo y el ridículo número de egresados de las universidades que deciden quedarse donde estudiaron a trabajar saturando todo…

Hoy en el D.F. me pasé un día corto en la oficina, no hubo fenómenos extraordinarios que reportar lo cual quizás se deba a que mis ojos aunque hartos de ver el subterráneo comienzan a habituarse a ciertas antes rarezas, debo confesar que busco en los ojos de las personas a alguna en la que encuentre algún resquicio de algarabía por la vida, no solo un leve impulso a vivir como de costumbre pues el tiempo pasa rápido por aquí y me temo que me haré viejo pronto si dejo que la costumbre se vuelva mi lazarillo en este alocado trajín.

Con todas las ganas que tengo de abrazar a mi madre me despido de éste micro-relato deseando que quien lea esto tenga la dicha de abrazar a quien ama, incluso a sí mismo porque quien no se ama difícilmente amará a alguien… esperen, también se puede amar a algo, si ése es su caso querido lector hágalo, no hay nada mejor que sentir que se quiere, es mejor que esperar a que a uno le quieran…He dicho.

… y para ilustrar un poco lo que digo This is not de Static-X, disfrutenlo:

 

 

 

El Sercho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s