Y uno que no deja de hacerse viejo…

Hoy precisamente que fue un día frío y lluvioso como aquellos que suelen ponerme bien melancólico, me ha tocado la suerte de andar con la pila muy bien puesta, es que resulta que saliendo de este “puente” desde el viernes a hoy ya era demasiado “descanso” como para querer pasar un día más en casa. Es entonces que me di cuenta que ansío trabajar, no es secreto para nadie pues siempre he tenido cierta fascinación por trabajar, superarme etc. etc. sin embargo debo confesar que no siempre las cosas fueron así, recuerdo que era de esos niños que no se despegaban de la televisión así estuviera el Armagedón en “lo mero bueno”, recuerdo ser de esos adolescentes que dormían en la tarde, no hacía tarea pues estaba tan sencilla que unos minutos antes de clase daba perfecto tiempo para corretear un coqueto 10, moría por tener tiempo libre para pasar más tiempo con mis amigos que con mi familia, aunque siendo honestos siempre me gustó más estar en casa que allá afuera donde el mundo se adivinaba incomprensible con la gente como yo.
Este fin de semana quise descansar pero la verdad no me sale, me divertí, hice muchas cosas, salí no tanto pero al menos me oxigené el cerebro, vi los días consumirse con celeridad paniqueado porque seguramente al dormir iba a sentir que no había hecho lo suficiente, y es que esto me pasa desde que vivo en el distrito federal, admito que necesito mi dosis de familia porque no me basta el fin de semana para verlos, cada día me preocupo más por lo que les pasa y a la fecha no veo que haga demasiado por ellos lo cual me pesa. Aquí las cosas son raras, de pronto la gente “adulta” se porta como escuincles cualquiera de prepa, unos hablan de deportes y nada más, cierran su círculo con los que comparten gustos, alejan a las mujeres porque son pláticas “muy de hombres”, otros por el contrario llevan platicas “muy de mujeres” siendo hombres, las chavas clavadas con la edad de casarse, los conflictos de pareja y quejándose siempre de la misoginia, o son tan liberales que hasta se besan con otras chavas porque “así son”. De pronto me siento anticuado al criticarles porque no puedo evitar recordar que en la prepa todo mundo se portaba así, salvo los ñoños como un servidor junto con gran parte de los amigos que aún conservo que éramos los que estaban “fuera de onda” en una comunidad donde todos ya habían tenido que ver con la mayoría de conocidos, donde muchos ya habían perdido el conocimiento en medio de la embriagues de alguna sustancia, algunos(as) ya ostentaban ser padres, como si fuera un orgullo que se les chispoteara ya teniendo conocimiento de anticonceptivos.

Hoy nada cambia, las sobremesas siguen siendo iguales, las personas parecen no tener algo más en sus vida que aquello que la mayoría ve bien, si es que lo tienen hayan la forma de mantenerlo oculto para que pensemos que son del montón y sigamos sin hacerles caso, o quizás es que el del montón soy yo, como sea es muy curioso sentirse joven pero a la vez fuera de lugar, con la gente mayor me siento abrumado pues la mayoría está bien aferrada a sus costumbres de años que en la mayoría de los casos cae en lo nefasto, hastía ver que los moldes de antes eran tantos y tan iguales, con la gente más pequeña las cosas son mucho más dinámicas, hay maravilla pero mucho error aún, errores que ya cometí y que estoy lejos de quererlos cometer otra vez.

He escuchado decir que el trabajo se vuelve tu hogar porque es ahí donde pasas la mayor parte del día, donde están aquellas personas con quienes convives mucho más tiempo, tus compañeros de trabajo, he de confesar que si bien amo mi trabajo y aprecio a mis compañeros, tampoco es eso lo que deseo llamar siquiera segundo hogar. En mis sueños de pronto visualizo un mundo perfecto en que pasen las cosas que deseo, donde puedo crear, moldear y hasta sufrir bajo mis propios términos, la bronca es que siempre el sueño termina por que hay que ir a trabajar, pareciera que nada importa más en la vida que el pinche dinero; recuerdo que cuando era más pequeño las plazas comerciales estaban vacías porque las familias estaban reunidas con sus seres queridos jugando, comiendo, bebiendo, que se yo; pero ahora vas sólo a darte cuenta que está lleno de personas con hambre de consumir, vez niños y niñas obesos ingiriendo hamburguesas como cerdos, a mamás con cara de hartazgo de tener que “jalar con los chamacos” a todos lados, papás con las patéticas playeras de futbol y panzas globosas, piernas y brazos delgadas que te hacen adivinar la vida sedentaria, ojeras que evidencian el cansancio de tener que trabajar para darles esos ratos a sus familias, incluso me hacen pensar todos ellos, ¿querrán algo de la vida aparte de sobrevivir?.

No voy a mentir, mi vida no difiere en mucho de eso que critico porque siendo honesto me he dejado arrastrar por la comodidad, seguridad e incluso cotidianeidad que se me ha presentado, se antoja como una salida fácil, podría equipararlo a suicidarme, porque a final de cuentas esta vorágine termina por quitarte lo que realmente deseas pues pone precio hasta al aire que respiras, porque claro en las colonias “nice” hasta se respira mejor. Es increíble que ya voy para un año de viajar por el subsuelo casi diario, ver las caras inexpresivas y apáticas del trabajador promedio rumbo a su “segundo hogar”, verles con ojeras espiando por la pantallota de su celular(que cada vez son más grandes) hacia un mundo donde pareciera estar la felicidad, y una vez más apagarla dándose cuenta que tampoco ahí la encuentran, sumiéndose en sus pensamientos mientras miran sus reflejos en la ventana de los vagones del metro, múltiples olores, múltiples vidas pero todas ellas moviéndose por lo mismo, el dinero.

El día que se le puso precio a las cosas el hombre se ató los peores grilletes, pues el romperlos probablemente le cueste la vida o la cordura. El tiempo avanza, vemos como todo se va y nosotros nomas no paramos de envejecer…

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ahora un video que me gusta, debo admitir que pink eyes el vocalista de fucked up me agrada, el wey es bien loco, pseudo rudo y cuando lo entrevista parece un niñote emocionándose con lo que hace, es muy chistoso ver a alguien tan grande sonreír como alguien tan pequeño, ademas la chava que sale con lentes así toda rara :3 pfff, es la onda, quiero una amiga así, si es que por ahí alguien lee esto y es o conoce una chica con esa onda o un tipo como pink eyes avíseme que serían un gran aporte a mi grupo de amigos, si son cantantes pues que mejor. Por cierto me cae gorda la gente mal encarada, bueno ya, sin más aquí les dejo el video de Queen of  Hearts de fucked up, si no les gusta tírense a un pozo.

El serch

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s