Hoy no es día inteligente

Es curioso cómo los ánimos pueden cambiar en un parpadeo, recién me encontré dichoso porque pronto es mi cumpleaños y de pronto, un poco de la nada, todo el día se tornó extraño.

Ayer recuerdo estar lleno de sueños, me veía como frontman de una banda de rock, pintando cuadros al óleo, viviendo en un estudio lleno de obras de arte, escribiendo poesía y a ratos jugando mi amado Magic The Gathering. Hoy a al cabo del tiempo eso cambió para adaptarse a la cruel y complicada realidad del mundo adulto que vivo hoy, uno donde ya no toco, no pinto ni escribo más que en los blogs, donde apenas encuentro un rato para revisar mis tarjetas de Magic u ordenarlas y así ver cómo me pasa la vida lejos de esos anhelos que hinchaban mi pecho durante mi juventud.

Tengo casi 32 años, no soy del tipo fiestero, no me gusta andar posando lo que tengo, los viajes que he hecho, con quienes he andado y incluso cuantas copas aguanto antes de ponerme impertinente, siempre he sido un tipo que disfruta la compañía ajena, pero seamos honestos, soy excesivamente quisquilloso con la gente que me gusta tener al rededor, no soporto a las personas frívolas, malencaradas, agachonas o aprovechadas, por mi si no existieran seguro harían la vida más placentera.

Alguien me llamó hace pocos años hedonista, jamás me habían dicho así y caí en cuenta de que es verdad, amo los placeres, me gusta mi vida sin pelearme con nadie, sin hacer mucho desmadre para que la gente me note y mejor aún me encanta sumirme en mis pensamientos, ahí encuentro el consuelo que necesito cuando siento que el mundo me oprime, porque debo mencionar también que tengo un defecto enorme, por que pequeños tengo de sobra y es que me aburro de todo, de todos.

Hoy mis pensamientos son erráticos, mi mundo se siente distopico y sin embargo hay un silencio que me anuncia paz, como el preludio de un final que no entiendo pero que siento aproximarse a pasos agigantados, ¿será que guardarme las ganas de mandar al demonio todo está haciendo que “la olla express” esté al máximo de vapor?, ¿será acaso que me he avejentado tanto como para ya no ser capaz de disfrutar las pequeñas cosas de la vida que en una situación normal harían a mi corazón sentirse dichoso con lo que tiene…? como ha sido los últimos años, ¿o será acaso que me he vuelto un “hombre gris” más?, del montón, de aquellos cuya vida sólo aporta nutrientes al suelo y dinero al engranaje capitalista.

Vivo mi vida unos segundos a la vez, no se si hay un mañana e incluso no se si quiero que lo haya, me siento vacío. Esta sensación de nada no me asusta por que eso sería algo… habrá que desempolvar esas cuerdas, lienzos y buscar estímulos nuevos que reaviven la chispa que no siento, no hablo del amor porque ese es otro rubro, sin embargo no dejaré de lado el hecho de que un lado sin el otro no funciona, mi vida es una sucesión de contradicciones bastante nefasta pero así soy yo, todo lo divido y lo peso… cuando el equilibrio se rompe, es cosa de tiempo para que todo lo demás también lo haga.

Hoy no es día inteligente, está vacío, habrá que buscar cómo llenarlo… al menos el amor lo tengo y amo, con todo mi ser como siempre.

Ah si esta rola me recuerda mi mamá, no se hagan chaquetas mentales pensando cosas que no son…

– El Sercho –

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s