Amigo

Sin duda la palabra más significativa y por tanto difícil de portar.

Cuantas veces les ha tocado llamar así o ser llamados de esa forma por alguien?, sin embargo hasta donde sabemos lo que esto significa y todo lo que conlleva ostentar este importante título en la vida de alguien. Hay tantos tipos de amigos como personas en el mundo, sin embargo hay ciertos “deberes” que todo amigo que se precie de serlo lleva acabo sin que le pese hacerlo porque “para eso están los amigos”.

No me refiero a prestarse dinero o a solapar infidelidades, porque esas cosas son a discreción del amigo en cuestión. Más bien me refiero por ejemplo a decirse la verdad aunque duela, porque muchas veces ni nuestros propios familiares nos lo dicen por temor a herirnos, con los amigos es diferente porque saben que la verdad es igual a nuestro bienestar, por eso aunque incomoda, no tienen empacho en decirla pues sobre todo saben que su título de amigo viene acompañado del perdón de a quién hirieron en aras de un bien mejor, saben que su amigo les perdonará.

Aquí viene el segundo deber, la compresión, los amigos no se enojan porque uno no puede estar todo el tiempo a su lado pues, al conocernos saben que todos tenemos cosas que hacer, compromisos que nos impiden básicamente vivir pegados. Un amigo entiende, es empático e incluso piensa por adelantado en esas posibilidades, por eso que cuando no podemos hacer algo que tiene que ver con él, no tiene broncas. Obviamente como amigos sabemos que hay excepciones importantes a las cuales solo podemos faltar por situaciones verdaderamente importantes y así llega el tercer deber, fidelidad.

Aunque suene egoísta un amigo sabe que no es así pues, aunque sea el arroz de todos los moles sabe que hay niveles de estima y que muchas veces su relación con los “enemigos” de su amigo puede resultar en dolores innecesarios para alguna de las partes, por ende es capaz de establecer una jerarquía de cariño y capaz de decidir si quiere conservar una amistad o cambiarse a la otra pues a veces tener ambas puede resultar en la pérdida de valiosas personas, así llega una importante prerrogativa del amigo y es la libertad de elegir.

-“Los amigos son nuestra segunda familia”- Este viejo dicho está rebosante de razón, un amigo se elige, aunque “el universo conspire” para poner a las personas en nuestro camino, nosotros elegimos si queremos que permanezcan en nuestras vidas y se conviertan en amigos o no, es una familia que a diferencia de la primera donde nuestros padres fueron el núcleo, podemos elegir y por tanto debemos ser cuidadosos con las elecciones que hacemos y ser lo suficientemente listos como para entender que así como nosotros, esas personas también son libres de elegir si somos dignos de ser llamados sus amigos.

Con base en todo lo que dije antes se establecen códigos entre amigos que dependen del tipo de personas y las circunstancias que hicieron que ese lazo afectivo tan fuerte se formara. La amistad como todo lo que vale la pena en este mundo, muta, pero bien nutrida es capaz de aguantar el embate de los años y problemas que puedan surgir.

Para cerrar este post les invito a conocer a la gente que pasa por sus vidas y una vez que sepan que los “deberes de amigos” son completados no duden en otorgar el valioso título solo a las personas que lo merzcan. Si no hay prospectos de amigos recuerden que nada aparece sin que lo busquemos y peor aún cuando queremos algo o alguien muy específico, los caminos son duros pero siempre valen la pena.

-He dicho-

Buena vibra!!

El Sercho

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s