De las cosas del corazón

Mucho se ha hablado o escrito sobre lo que este peculiar personaje obra en la vida de las personas, se dice que realmente no residen en el los sentimientos y que sólo es un órgano, uno de los más importantes, pero un órgano que sólo cumple su función.

En la madrugada me di cuenta de que tal órgano si bien no alberga los sentimientos al menos duele cuando las cosas no están bien, se aloca cuando se está contento e incluso se siente como si se rompiera cuando la realidad con su sutil y lapidante dureza te golpea en la cara para saber que no hay por qué llamar o disfrazar a las cosas de forma “bonita” y con un golpe muy duro te pone frente a la nariz reventada el nombre real de aquello que ansiabas no nombrar… Es como el Voldemort de Harry Potter o algo peor.

Toda la vida, algunas personas, se desviven buscando al “ser amado” y cuando creen haberle encontrado le construyen un castillo que se va haciendo grande conforme más “materiales” lo nutren, como los árboles. Sin embargo pasa que los castillos a veces se hacen de arena con agua, entonces por el mismo efecto de la segunda se endurecen mientras disminuyen su tamaño, es entonces cuando la realidad die: – “hey, es un error, necesitabas materiales más resistentes al agua para que ese castillo no se volviera lodo…”.

El peor enemigo del amor es la realidad, porque destruye todas las ilusiones que despiertan en nosotros los primeros besos, las tomadas de mano, las “travesuras” muy nuestras que sólo quienes se han dejado inundar por el amor conocen. El amor, un mundo de ilusiones que nos construimos a medida, nadie más que nosotros fabricamos la historia, ponemos los parámetros y hasta subyugamos a nuestra media naranja con expectativas que sabemos de ante mano no cumplirá, aún así nos aventamos el volado de pensar que una u otra mitad de la naranja tarde o temprano cambiará… nada hay más falso, muy poca gente cambia, así que por mera estadística si esa es a meta, se llevan las de perder.

De las cosas del corazón se habla mucho, de muchas formas, se le hacen canciones, componen versos e incluso se les mancilla por ganar “un poco de popularidad” lo cierto es que son cosas que nadie más puede tocar, sanar o destruir más que nosotros mismos. Por más que “se entregue el corazón” sabemos que quien tiene la llave maestra a él somos sólo nosotros, nada ni nadie puede entrar hasta el fondo aunque se lo prometamos, aunque digan en sus votos, “te dejo las llaves de mi corazón”… no pasa.

En la madrugada me di un golpe de realidad que sentí desgarrando mi corazón, aún no me repongo, probablemente nunca lo haga, porque para aprender aparentemente necesito que las cosas me duelan y no pienso seguir errando de la misma forma. La vida, o Dios, o algo me ha quitado de a poco a las personas que más me han importado, lo más seguro es que así siga. Últimamente pienso que la vida es un juego de perder, llega un punto en que tienes todo y no me refiero a cosas superfluas y materiales, sino a aquellas que el dinero no compra como el amor, la felicidad, comprensión e incluso una pizca de arrebato, sin embargo sin saberlo, a partir de ese momento empezamos a morir, vamos perdiendo momento a momento todo hasta quedarnos secos en la caja inerte o vueltos cenizas.

cdc

No se el significado de la vida pero al final lo único que me llevaré es la gratitud por haber conocido a quienes me han acompañado en el camino como quiera que este haya sido, maestros todos en sus propios matices. El hado impuesto a los hombres es un cúmulo de bendiciones amargas que no entendemos hasta que se han quedado en el pasado junto con las personas que las provocan. Y es así que de las cosas del corazón he escrito y se escribirá hasta que alguien deje de sentir, espero que ese día nunca llegue…

Anuncios

Noches de Octubre

noches de octubre

Es una año más en que celebraría a mi mamá como cada año desde que comencé a ganar un poco de dinero y pensar junto con mi hermana un plan para buscarle algo con qué halagarla porque, como mi mamá solía ser, todo la sorprendía así fuera un amanecer, la sonrisa de cualquier persona e incluso la vida cotidiana a la que seguramente aún ama con todas sus fuerzas, un año más para mi madre, un año más sin ella.

De las lunas, “la de octubre es la más bella”, es una frase que con su juguetona voz dejó grabada en mi corazón cuando la decía, siendo más joven no entendía a qué se refería, siempre busqué en libros e internet significado a esto mencionando los cambios climatológicos, las fases de la luna etc. con el tiempo conforme los años pasan entendí que se refería a ella misma. Un Escorpión como no he conocido otro jamás, mi madre miraba la vida desde el interior de la misma, luchaba por ella e incluso era su paladina más fuerte, desde niño recuerdo sus manos aferrándose a vivir cada momento con la intensidad más grande como si hubiera que arrebatárselo a la muerte, como si cada ser del mundo valiera la pena a tal grado de dar la vida para protegerle incluso siendo vil o cruel, siempre y cuando la vida estuviera presente en su cuerpo entonces valía la pena arrebatárselo a la muerte que ronda con una danza lúgubre los corazones de todos, tanto física como espiritual se ciñe sobre las personas sin que la mayoría nos percatemos de su presencia.

Esta noche tan plácida y calmada me hace extrañar sus brazos y sonrisa, Dios sabe cuánto me esforcé por verla sonreír cada que nos veíamos, aunque debo confesar que no siempre lo logré cargo conmigo las palabras que me dijo una noche que le serví su cena mientras la casa estaba llena, lleve su plato y café hasta donde estaba y al ponerlos frente a ella preguntando si quería algo más para acompañar su cena me dijo con ojos vidriosos, soñadores: “esto es lo que más voy a extrañar” nos quedamos mirando, me sonrió, en ese momento el mundo pudo haber acabado, iniciado el Armagedón o pude morir y mi vida habría valido toda la pena, no es algo que pueda comparar con nada.

La sonrisa sincera de los padres no puede compararse, a caso se siente como un amanecer bello de cielo claro, como cuando el sol se asoma a las seis de la mañana para anunciar el inicio con vida de un nuevo día, es como tener el cobertor más cómodo cubriéndonos en un día frío, como un café caliente cuando hay lluvia o como la briza del verano que no sabemos cómo pero nos dice que todo esta bien, que aunque el mundo colapsara en ese momento habría valido la pena vivir. No se cómo se sienta que un hijo te sonría, quizás nunca lo sepa, pero espero que sea algo similar, que ella y mi papá hayan sentido ese calor alguna vez viéndome sonreírles a los ojos e incluso hayan sentido las fuerzas de mis brazos ayudándoles a caminar, que se hayan sentido seguros cuando los llevábamos de paseo en el auto platicando y contándonos los devenires de la vida cotidiana, espero, espero volverlos a ver pronto porque la vida se siente muy complicada sin su sonrisa, sin la posibilidad de estrujarlos en mis brazos, sin que mi mamá juegue con mi barba o mi papá me dé palmadas en la espalda sabiendo que con eso me daban toda la fuerza que necesito para acabar con cualquier problema que se ponga enfrente.

En estas noches de Octubre pienso en los dos, en la sombra del Escorpión no dejo de pensar que es el mejor signo porque es el que engendró a mis padres, eso pequeños gigantes que fueron capaces de transformar la vida de quienes tuvimos la fortuna de estar a su lado, hoy pienso para mis adentros, reflexiono, los extraño y repito sin cesar en mi mente estas palabras esperando que actúen como un nepente que mitigue el dolor que cargo en el alma o que al menos endulce lo amargo de las lágrimas con las que ya no puedo manchar el delantal de mi madre o la camisa de mi padre, “de las lunas la de octubre es la más bella”…

BICOLOR

Comenzó en colores ocres balados por la tarde, se oscureció mientras nuestras manos nos reconocían con sudores tímidos y con miradas perdidas, un risa dio inicio a una suave melodía que poco a poco se terminaba con la noche para ser transportada al mundo donde Morfeo es rey.

Una estridente nota nos disparó hacia el infinito, comenzaba la obra, los olores dulces de la comida chatarra, el aceite y la diversión entremezclados con sabores profanos de besos prohibidos, con amores que se encuentran dentro del hogar donde perdidas las almas buscan su cada cual.

Dulce fue como el roce de tus labios, como el sabor de la rosa fresa o el candor de tus manos a rozar mi cabeza, como el verte a los ojos o perderme en tu ser, como explorarte con las manos desnudas la espalda perdiendo la cordura a cada palmo, a cada segundo perdiéndome dentro de ti.

Las notas nos sorprenden cada día mas hasta que en medio de problemas nos dejan en blanco, nos dejan sin letras en la historia y sin mas ganas de escribir, nos dejan con nostalgia y agujeros dentro de los corazones, lamemos nuestras heridas como animales que sollozan el dolor buscando con sus lenguas aliviar la pena que no cesa sobre la maltratada piel que llevamos a cuestas.

Una sinfonía de rosas y blancos es nuestra historia, un hermoso combo bicolor de plastas diáfanas que circundan nuestros cuerpos mientras pensamos que si la vida ha de continuar u otro día ha de venir, que si hemos de volver cada vez a comenzar, será por ti, por nosotros. Por tu amor…


pd. Mejorate pronto amore, esto es pa ti.

ATTE: SERCHO POETA STRIKES BACK
TAJP, EEADMV W W